Inicio

Jacinto Elizondo Aranguren (P. Fidel de Pamplona) (1924-2020)

In memoriam

El pasado 7 de septiembre fallecía en la enfermería del convento de capuchinos de Pamplona Extramuros Jacinto Elizondo, insigne investigador, por su finura y agudeza, de la Regla franciscana (y sus comentarios), y de las Constituciones de la Orden capuchina (sus actualizaciones y ediciones). Es cuestión de justicia hacer memoria de su figura y de su obra cultural y científica.

Jacinto Elizondo nació en Pamplona el 3 de julio de 1924 en el seno de una familia en la que nacieron otros dos varones y una mujer, siendo sus padres Pablo y Tomasa. La familia pertenecía a la parroquia de San Lorenzo, razón por la que fue bautizado y posteriormente confirmado en esa iglesia. La educación primaria la recibió en las escuelas de la ciudad. En 1935 ingresó en el seminario capuchino de Alsasua, donde realizó los estudios correspondientes, en parte, al bachillerato. A continuación lo encontramos en Fuenterrabía y Estella cursando los estudios de filosofía, imprescindibles para acometer, después del noviciado transcurrido en Sangüesa (1942-1943), el estudio de la teología en el convento de Pamplona Extramuros, lugar donde la provincia de capuchinos de Navarra-Cantabria-Aragón tenía ubicado el denominado “colegio” de Teología. En el periodo final de sus estudios teológicos emitió la profesión perpetua el 15 de agosto de 1946, siendo ordenado sacerdote el 20 de diciembre de 1947. Sus superiores, apreciando en él una capacidad intelectual nada desdeñable, lo enviaron en 1948 a Roma para especializarse en derecho canónico en la Universidad Gregoriana, donde obtuvo el doctorado en 1951. Al mismo tiempo se diplomó en biblioteconomía en la escuela homónima de la Biblioteca Apostólica Vaticana.

A su regreso a España fue profesor de derecho canónico y de otras disciplinas en el “colegio” de Teología, así como director de la Escuela Profesional de Hermanos laicos (1951-1962). El curso 1962-1963 trabajó como vicesecretario en la Postulación General de la Orden en Roma, siendo elegido en 1963 ministro provincial de su provincia capuchina de Navarra, cargo que ejerció hasta 1966. Al finalizar su trienio como provincial fue nombrado director del “colegio” de Teología, donde permaneció hasta 1969. Ese mismo año fue requerido por el Instituto Histórico de la Orden de Roma para investigar sobre la Regla franciscana y las Constituciones de la Orden, pero después de tres años (1972) volvió a Pamplona, donde además de seguir dedicándose a la investigación, ejerció la docencia en el Colegio y Sección Filial San Antonio, que regentaba el convento, hasta 1993, siendo su director desde 1986. Los años siguientes lo vemos en Sangüesa (1993-2002) y Zaragoza (2002-2011), hasta que el año 2011 regresa a Pamplona, ingresando en la enfermería el 2016, a causa del deterioro de su salud.

Su labor como investigador de temas franciscanos, desarrollada principalmente entre 1953 y 1985, se centró fundamentalmente en el estudio de la Regla franciscana y de las Constituciones capuchinas, alcanzando su producción bibliográfica la cifra de más de sesenta artículos. En relación con la Regla se ocupó de cuestiones jurídicas tan importantes como la obligatoriedad de sus preceptos, los ayunos y abstinencias y otras cuestiones morales. Así mismo trató de los distintos comentarios de la Regla y de las declaraciones pontificias sobre ella (sobre todo de las bulas Quo elongati -1230-, Ordinem vestrum -1245-, Exiit qui seminat -1279-, Exivi de Paradiso -1312-), cuestión que reviste una gran importancia para la historia de la Orden. Además estudió las ediciones capuchinas de la Regla franciscana en las distintas lenguas europeas (latín, castellano, catalán, francés, italiano, inglés, alemán, neerlandés). A las Constituciones capuchinas, cuyo germen son las Ordenaciones o Constituciones de Albacina (1529), dedicó diecisiete artículos que suman un total de alrededor de novecientas páginas. En estos estudios el P. Elizondo estudió con todo detalle, penetración y agudeza, las distintas ediciones de las Constituciones con los cambios que cada una de ellas introducía (o las cuestiones que omitía), debidos a la misma evolución de la Orden y a las exigencias de la Iglesia, que muchas veces provenían de las normas emanadas por los distintos concilios (Trento, Vaticano I), o por la promulgación de leyes especiales para los religiosos, o por la publicación del Código de Derecho Canónico (1917). Quizá la obra más importante, entre estas, fue la publicación en castellano moderno (1982) de las Constituciones de 1536, con sus fuentes y paralelos, pues dichas Constituciones, consideradas propiamente las primeras de la Orden, permanecieron prácticamente inalteradas, con muy pocos cambios a lo largo de la historia, hasta las publicadas en 1968, fruto del Concilio Vaticano II.

Pero la obra emblemática del P. Jacinto Elizondo, además de todo lo dicho, fue la que le encargó el ministro general, Pascual Riwalsky, en 1979: la publicación anastática de todas las Constituciones capuchinas hasta el Concilio Vaticano II. La idea de una edición anastática de todas las Constituciones, eligiendo los mejores ejemplares de las mismas, con el fin de presentarlos limpia y cuidadosamente, partió del mismo P. Elizondo, siendo aceptada por el ministro general y su definitorio (consejo). En 1980 apareció el primer volumen, con las Constituciones de 1529, 1536, 1552, 1575, 1608, 1638 y 1643. En 1986 vio la luz el segundo volumen con las Constituciones de 1909 y 1925, con un apéndice que contiene las Constituciones de 1896, no aprobadas por la Sede Apostólica, con una esmerada bibliografía sobre las Constituciones capuchinas y un índice de materias sobre todas ellas. El tercer volumen de la obra, que contenía la historia de las Constituciones capuchinas a través de los siglos, estaba ya prácticamente preparado para la imprenta en 1986, pero causas de diversa índole impidieron su publicación.

José Ángel Echeverría

Busca en nuestro catálogo
Búsqueda avanzada
Suscribirme a este canal
Nombre:
Mail:
Acepto información comercial y promocional
Capuchinos de España Capuchinos Editorial SERCADE Escuela Franciscana ESEF Albergues Capuchinos Blog de la pastoral juvenil vocacional
Biblioteca Central Capuchinos de España   ●   C/ Errotazar n. 42, 31014 Pamplona (Navarra)   ●   Teléfono: 948 38 22 02 ext. 220
Política de privacidad
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información