Inicio

Vidal Pérez de Villarreal

Hoy se cumplen 10 años del fallecimiento del padre Vidal Pérez de Villarreal (Inocencio Echávarri-Urtupiña) y no queremos dejar pasar esta fecha sin rendir un pequeño homenaje al bibliotecario de cuya mano comenzó la catalogación informatizada de la Biblioteca Central de Capuchinos de España, sede Pamplona.

Conozcamos un poco mejor su trayectoria en palabras de Gabriel Larraya en la nota necrológica que elaboró para la Analecta Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum.


Nat.: 10.VII.1926 – Echávarri-Urtupiña (Alava), España
Dioec.: Vitoria
Prov.: Navarro-Cantabro-Aragonensis
Vest.: 14.VIII.1945
Prof. Temp.: 15.VIII.1946
Prof. Perp.: 17.IX.1949
Ord. Presb.: 17.XII.1950
Mort.: 26.I.2007 – Pamplona (Navarra)
Sepult.: 27.I.2007 – Pamplona (Navarra)

Vidal Pérez de Villarreal nació el 10 de julio de 1926 en Echávarri-Urtupiña, provincia de Álava, siendo bautizado el mismo día en la parroquia del pueblo. Sus padres fueron Martiniano e Hilaria. Después de su primera infancia transcurrida en el pueblo entró en el cercano seminario de Alsasua el año 1938, en plena guerra civil, iniciando así los estudios eclesiásticos que se fueron sucediendo en Fuenterrabía, Estella, Sangüesa y Pamplona. El 15 de agosto de 1946 emitió la profesión temporal en Sangüesa con el nombre de Inocencio de Echávarri-Urtupiña), y el 17 de septiembre de 1949 la perpetua en Pamplona. La ordenación sacerdotal tuvo lugar el 17 de diciembre de 1950 en Pamplona.
Una vez ordenado sacerdote, en 1951, y manifestó a los superiores su firme y ponderado deseo de ir a las misiones, pero fue destinado como profesor al colegio de Lecároz, al que estaría vinculado hasta su clausura en 1990. Hasta 1960 compaginó estancias en el colegio, dedicado a la enseñanza, con el estudio de la carrera de Ciencias Químicas, primero en Zaragoza (1953-1954, 1955-1956) y después en Salamanca (1956-1960). En Lecároz se distinguió, además de por su competencia científica e intelectual, por su entrega generosa y tenaz al trabajo, resultando incansable. El tiempo libre que le dejaban las clases lo empleó en numerosos estudios etnográficos e históricos sobre el valle del Baztán, publicados en revistas científicas, lo que le ha valido, al morir, el reconocimiento agradecido del Ayuntamiento del Valle del Baztán por su labor investigadora de las raíces culturales del valle.
Cuando en 1990 se cerró el colegio manifestó su disponibilidad a los superiores, siendo destinado al convento de San Antonio de Pamplona, donde permaneció hasta 1995, dedicado al ministerio sacerdotal con igual entrega y espíritu de sacrificio que había manifestado hasta entonces, pero ahora en un trabajo muy distinto y del que tenía poca experiencia, como él mismo manifestaba. En 1995 pasó al convento de Extramuros de Pamplona, y en 1998, por problemas de salud, a la Enfermería provincial, ocupándose desde entonces, sin interrupción e infatigablemente, de la biblioteca provincial hasta la hora de su muerte. El trabajo desarrollado en la biblioteca ha sido ímprobo, pues bajo su dirección se ha acometido la informatización de la misma, preparando y facilitando enormemente el trabajo de los técnicos. Una caída, que le causó la rotura de varias costillas, con las complicaciones pulmonares y renales que se siguieron, fue la causa de su ingreso en la UCI del hospital de Navarra, donde fallecía el día 26 de enero de 2007, poco antes de las nueve de la mañana.
Vidal ha sido un hombre en el que ha sobresalido de manera eminente su amor al trabajo, llegando a ser casi adicción, así como un sentido muy arraigado de la rectitud, de la honradez y de la austeridad. Su seriedad escondía un corazón amable, bondadoso y muy servicial, dimensiones que hemos podido apreciar los que hemos vivido con él. Su vida espiritual se nutrió de la oración litúrgica de la Iglesia y de la eucaristía, destacando su amor a la Iglesia y a la Orden capuchina. 

Podemos ampliar esta con la nota necrológica elaborada por Claudio Zudaire para el Boletín oficial de la Provincia Capuchina de Navarra-Cantabria-Aragón.


Para conocer mejor su obra publicada podemos acercarnos al OPAC donde se ha elaborado una bibliografía recomendada, dentro del grupo Biblioteca de Escritores Capuchinos, con todas sus publicaciones. De entre ellas queremos destacar la obra Escritores de la Provincia Capuchina de Navarra-Cantabria-Aragón en la que continuó el trabajo comenzado por el padre Felipe de Fuenterrabía y que es la base para conocer la antigua Biblioteca de Autores de la Provincia, de dicha Provincia, y que hoy en día casi a diario manejamos en todas nuestras Bibliotecas. 

Su archivo personal se custodia, disponible para consulta, en el Archivo Histórico Provincial de Capuchinos de Pamplona, hasta el momento ha sido del interés de más de un investigador por su gran colección de fotografías.

Busca en nuestro catálogo
Búsqueda avanzada
Suscribirme a este canal
Nombre:
Mail:
Acepto información comercial y promocional
Capuchinos de España Capuchinos Editorial SERCADE Escuela Franciscana ESEF Albergues Capuchinos Blog de la pastoral juvenil vocacional
Biblioteca Central Capuchinos de España   ●   C/ Errotazar n. 42, 31014 Pamplona (Navarra)   ●   Teléfono: 948 38 22 02 ext. 220
Política de privacidad
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información